PORTADA
CONDICIONES DE USO
CONTACTOS

París, 10 de junio -- Querida Ofelia: Acabo de recibir un  gran honor por parte de mis colegas periodistas cubanos del exilio.

Te reproduzco el texto del Diploma:

 “El Colegio Nacional de Periodistas  de la República de Cuba en el Exilio otorga al colega Félix José Hernández Valdés,  Premio Internacional de Periodismo 2012, el Diploma de Reconocimiento por su meritoria labor en pro de los Derechos Humanos y la Libertad de Prensa en el mundo.

Otorgado en Miami, Florida, el 30 de mayo de 2013.

Firman: el Decano Lic. Salvador Romani, el Secretario Roosevelt Bernal y el Presidente de la Comisión de Cultura Lic. Sergio Galán Pino”.

Le envío mis más sinceras gracias a estos tres distinguidos señores y por medio de ellos, a los demás miembros el CNP en el Exilio.

El Diploma vino acompañado por una bella carta del poeta y periodista Sergio Galán Pino, que podrás leer a continuación:

“Miami, 2 de junio de 2013.  

Estimado colega y amigo Félix José: Siempre es grato ver enaltecido con el laurel del reconocimiento humano la obra de todo hombre agraciado con el don de policromar la vida, a través de la fuerza delineante de sus pensamientos, traducidos por la palabra escrita, ya sea plasmada en crónicas periodísticas o en obras literarias.

Pero si ese reconocimiento adquiere una magnitud insospechable, cuando le es concedido a alguien a quien nos une los indisolubles lazos de una sincera amistad; y la adquiere --repito-- , porque eso último, nos lleva -- por un consecuente sentimiento de empatía -- a sentir un profundo beneplácito que nos inunda el corazón de alegría.

Porque ¿qué otra cosa podría sentir, amigo Félix, ante este merecido Reconocimiento que por tu indoblegable lucha en pro de los Derechos Humanos y de la Libertad de Prensa en el mundo, te ha concedido el Colegio Nacional de Periodistas de Cuba (en el exilio)…?

Y yo me pregunto – ¡y le pregunto a todos! - ¿quién hubiera podido predecir que aquel niño, nativo de Camajuaní, en la provincia de Las Villas, Cuba, cuando abandonó su pueblo natal - en compañía de su madre Ofelia - , abordando un vetusto tren ferrocarrilero rumbo a la siempre prometedora urbe capitalina, con la mente asaltada por los más miríficos sueños y el corazón enfebrecido por una absoluta fe, no tan sólo en Dios, sino en sí mismo y en la propia vida, lograría con el decursar de los años, conquistar tantas cumbres inimaginables, a través de su cotidiano esfuerzo por alcanzarlas…?

¡Qué orgullosa – pienso yo - ha de sentirse Ofelia, en su celestial morada, sintiendo esta entelequia espiritual en su corazón de madre, que envuelto en la ternura maternal de un beso, se hace hoy luz, en la frente laureada de su hijo…!

No puedo ni siquiera imaginarme, estimado Félix, cuánta alegría irradiará en su espíritu, cuando reciba esta nueva carta tuya, haciéndola, (como acostumbras siempre), partícipe de este merecido Reconocimiento, de tus compatriotas cubanos a tu meritoria labor como periodista y como patriota.

Por todo ello, recibe mi más calurosa felicitación, al mismo tiempo que te ruego acojas este Diploma que te envío a nombre del Colegio Nacional de Periodistas de Cuba (e) como un Honor, que (como dijera nuestro Apóstol José Martí), también nos honra a nosotros.

Reconocimiento éste, que espero dignifiques, guardándolo --como tu más valiosa presea-- en el patriótico altar de tu corazón de cubano.

Sin otro particular, por el momento, recibe un fuerte abrazo de:

Sergio Galán Pino

Presidente de la Comisión de Cultura del

Colegio Nacional de Periodistas de Cuba (e)”.

 

Mi inolvidable Ofelia, tal como hice el pasado 27 de octubre en Miami, cuando me otorgaron el Premio Internacional de Periodismo 2012, te dedico este Diploma de Reconocimiento que acabo de recibir a ti, que fuiste quien me enseñó a leer y a escribir allá en nuestro modesto hogar de Camajuaní.

Un gran abrazo desde La Ciudad Luz,

Félix José

 

Félix J. Hernández, París, junio 10

DIPLOMA OTORGADO POR EL COLEGIO NACIONAL DE PERIODISTAS CUBANOS EN EL EXILIO A FELIX J. HERNANDEZ