30

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Esta última surgió de la victoria alemana en la mal llamada Guerra Franco–Prusiana de 1870 y de la consiguiente unificación del país teutónico bajo control de Prusia.

El Imperio Alemán era más viejo que la República de Cuba por sólo unos 40 años. Es curioso señalar que la única acción naval ocurrida en esa contienda del siglo XIX tuvo lugar frente al litoral habanero, entre el aviso francés “Bouvet” y el cañonero alemán “Meteor” y terminó más o menos en un empate.

La Kriegsmarine (marina de guerra alemana) le había confiado a Dirksen, quien ostentaba el grado de Kriegsmarine(teniente de navío) el mando del U-176 , un submarino del tipo IX-C, clase esta con la que se trató de sustituir a las muy exitosas unidades del tipo VII. Lo había construído la compañía A.G. Weser, de Bremen y había entrado a prestar servicio en la Kriegsmarine en 1941, realizando su primera patrulla en julio de ese mismo año.

En su ultimo viaje, Dirksen zarpó del puerto francés de Lorient, base de la décima flotilla de submarinos alemanes, con órdenes de patrullar el norte de Cuba y el estrecho de la Florida. Su ultimo contacto físico con sus compatriotas lo tuvo al encontrarse, en el medio del Atlántico, con el U-155, al mando del capitán Piening, reconocido veterano submarinista, quien lo informó de la situación en los mares tropicales cercanos a Cuba y la Florida.

Mientras tanto, del lado cubano, también sucedían cosas importantes. Preocupados por lo anticuado de nuestras unidades navales, los Estados Unidos suministraron a Cuba siete cazasubmarinos de 83 pies de eslora, equipados con los mejores aparatos de detección de la época. Esto ocurrió en el mes de abril de 1943, más o menos al mismo tiempo que Dirksen le decía adiós a las costas de Francia, lo que significa que Ramírez y sus colegas de la marina cubana aprendieron a usar los nuevos equipos con una velocidad pasmosa.

El 13 de mayo de 1943, Dirksen tuvo un golpe de suerte. Frente a la costa norte de Cuba torpedeó un pequeño tanquero norteamericano, el “Nickeliner”, el que se hundió a sólo cinco millas de la costa. Casi en seguida envió al fondo a un barco cubano, el Mambí, lo que le valío el ascenso al rango de “Korvettenkapitan”, del cual nunca se enteraría, ya que sin que él estableciera contacto con el centro de control de los submarinos alemanes en el puerto francés de Saint-Nazaire, sus superiores, enterados de su victoria, lo habían premiado apropiadamente.

Los norteamericanos detectaron la presencia de un submarino enemigo en las aguas cercanas a Cuba y dieron la voz de alerta. La Marina de Guerra dispuso que no hubiera movimiento de barcos como no fuera integrando convoyes.

Dos días más tarde, el 15 de mayo de 1943, un pequeño convoy zarpaba del puerto de Sagua con destino a La Habana. Estaba compuesto por los mercantes “Camaguey” y “Hanks”, este último de bandera hondureña y estaba escoltado por los cazasubmarinos cubanos CS-11, CS-22 y CS-13. El jefe de la división comandaba el CS-11. Ramírez estaba al mando del CS-13.

Aproximadamente a las cinco de la tarde y todavía a la vista del faro de Cayo Méganos, el convoy avistó un avión norteamericano, un Kingfisher basado en Cuba (OS2N) que acababa de lanzar una boya de humo. El piloto se acercó a los buques cubanos, movió las alas y regresó al punto donde había lanzado la boya. Estaba claro que había descubierto un sumergible, a unas 15 millas del CS-13.

El comandante de la división de cazas dió la orden al CS-13 de que investigara lo ocurrido y cambió el rumbo del convoy hacia la más cercana bahía de Cárdenas. El CS-13 se dirigió al objetivo e hizo un contacto excelente mediante el “sonar” (nombre con que los norteamericanos habían bautizado al “asdic”, un invento inglés que consiste fundamentalmente en una onda acústica que se lanza hacia el fondo y que rebota cuando encuentra un objeto extraño). Indudablemente el sonar había detectado un submarino.

Informado de la distancia y del rumbo del enemigo por el sonar (y por el oído bien entrenado de su operador), Ramírez ordenó comenzar el ataque con bombas de profundidad graduadas para explotar a 100, 150 y 250 pies de profundidad. La primera y la segunda descarga explotaron normalmente, pero con la tercera se sintió otra explosion adicional. Lo sucedido era probablemente que, al explotar esta última carga demasiado cerca del casco del U-176, la concusión había provocado la explosión de uno de los torpedos del submarino.

Se recuperó el contacto acústico, pero el blanco ya no se movía. Los cubanos, después de la cuarta explosión (cuya columna de agua había casi inundado la popa del navío) escucharon un ruido raro, como el de un líquido llenando un recipiente (descripción del Alférez Ramírez) y finalmente un silbido que iba desapareciendo poco a poco. En la superficie apareció una gran mancha de aceite.

Para asegurar la victoria se lanzaron dos bombas más, con la espoleta graduada a 250 pies, pero en realidad no eran necesarias. El U-176 había terminado sus aventuras y Reiner Dirksen y su tripulación descansaban ya en su tumba acuática del Mar Caribe.

Dos apuntes finales del episodio fueron la incredulidad de los norteamericanos en ese momento, quienes reprocharon a los marinos cubanos abandonar con demasiada presteza el escenario de los hechos. Cambiaron de opinión cuando obtuvieron los archivos de la Kriegsmarine al capitular la Alemania nazi en 1945. El U-176 había perdido todo el contacto con su base y se le había dado por desaparecido en la posición y fecha donde el CS-13 lo había hundido y donde seguramente se encuentra todavía. Lo más interesante del caso es que el U-176 estaba en una posición ideal para emboscar un convoy norteamericano que se dirigiría al Pacífico a través del Canal de Panamá pocos días después y al que sin duda la acción agresiva del CS-13 salvara de una posible destrucción.

En octubre de 1946, en una emocionante ceremonia llevada a cabo en el Arsenal de Casa Blanca, el entonces Presidente de Cuba, Ramón Grau San Martín, le impuso a Ramírez Delgado y a todos los tripulantes del CS-13 la Orden del Mérito Naval con Distintivo Rojo. Distinción más que merecida. El historiador de la marina de los Estados Unidos, almirante Samuel Elliott Morrison lo dijo bien claro en su libro “The Two Ocean War”: “Con la excepción del Canadá, nuestro aliado más valioso en la América del Norte fue Cuba”.

Esta fue la única verdadera victoria naval de un país de América Latina en la Segunda Guerra Mundial . Los otros casos fueron la captura de dos submarinos alemanes por la Armada Argentina al final de la contienda, pero los tripulantes alemanes estaban buscando a los argentinos para rendirse, con la esperanza de poder quedarse a vivir en ese país. Los argentinos por su parte tenían la esperanza de quedarse con los submarinos. Ni unos ni otros se salieron con la suya.

Un avión de la marina del Brasil hundió a un submarino alemán en la superficie con bombas convencionales, pero el submarino ya había sido averiado por un avión norteamericano y no podia sumergirse: se trataba de lo que en el argot marino se designa como “sitting duck”. El caso final tuvo algo de opera cómica.

El destructor “Caldas” de la Marina colombiana, sorprendió a un submarino alemán en la superficie y le disparó un cañonazo que cayó corto. El submarino se sumergió y se vió una mancha de aceite. Se le dió por hundido y al capitán del “Caldas” le otorgaron la “Cruz de Boyacá”. Como se comprobaría al final de la guerra, la victoria no se materializó. Simplemente era un viejo truco de los comandantes de submarinos para hacerse los muertos.

PORTADA
CONDICIONES DE USO
CONTACTOS

 

 

 

 

 

Por Mario J. Byrne, Ft. Lauderdale

A veces la fatalidad, la suerte o el Hado, reúne a personajes tan diferentes como los protagonistas de esta historia, quienes se enfrentaron brevemente en una lucha mortal en la que la tecnología fue el factor decisivo.

 

MARINA CUBANA HUNDIO U-BOAT ALEMAN EN LA II GUERRA MUNDIAL

UNA CITA CON EL DESTINO

 

Mario Ramírez Delgado
Uno de ellos fue el cubano Mario Ramírez Delgado, Alférez de Fragata, oficial de la joven y minúscula Marina de Guerra de Cuba. Del otro lado estaba Rainer Dirksen, un oficial de 34 años, también miembro de una marina de guerra joven.
El cazasubmarinos cubano CS-13 comandado por Mario Ramírez que hundió el U-Boat aleman.